Acceder

contacto

preguntas

Los 7 pasos para planificar tu año usando la Rueda de la Vida

Tomate un momento para reflexionar: ¿Cómo está tu vida? ¿Qué quieres cambiar en ella? ¿A dónde quieres llegar a partir de ahora?

Determina claramente tus objetivos y ponte en acción para conseguir lo que quieres.

Puedes planificar tu año personal con la Rueda de la Vida

La rueda de la vida es una herramienta visual de coaching personal que facilita la obtención de una visión gráfica de los aspectos que componen nuestra vida y el grado de satisfacción y equilibrio respecto a ellos.

Fue originada por Paul J. Meyer, un pionero en el área de desarrollo personal y profesional, y es una técnica de autoanálisis de las diversas áreas que componen nuestra vida, favoreciendo una toma de conciencia acerca del momento vital en el que nos encontramos y los aspectos en los que debemos trabajar y mejorar para alcanzar una mayor satisfacción.

Este recurso te permitirá obtener una perspectiva respecto a las diferentes áreas o esferas de tu vida e identificar cuáles te resultan menos satisfactorias y requieren un mayor trabajo.

La información que arroje te motivará a establecer objetivos y planificar las acciones siempre manteniendo el foco en tus metas, porque lo tendrás a la vista y en forma gráfica.

  • TIP- Te sugiero que después de completar tu Rueda de la Vida la dejes en un lugar donde puedas verla todos los días (en la puerta de tu heladera, en la cabecera de tu cama, en tu escritorio, o en algún lugar de tu casa donde te sientes a leer o a meditar).

Los 7 pasos para trabajar con la Rueda de la Vida

1. Representar las áreas en un círculo

En primer lugar debes dibujar un círculo y dividirlo en diferentes segmentos o porciones, que representan las diferentes áreas de tu vida.

No existe un número establecido y fijo respecto a las divisiones que debe poseer, puedes modificarlo según tu criterio.

Sin embargo, generalmente se analizan ocho áreas:

  • Crecimiento personal
  • Familia
  • Salud
  • Amistad
  • Trabajo o estudios
  • Economía
  • Relaciones de pareja
  • Ocio

2. Puntuar cada área

Elige una puntuación del 1 al 10 (siendo 10 la máxima puntuación) para cada uno de las áreas, de acuerdo con el grado de satisfacción que sientas respecto a ellas.

Cuanto más baja es la puntuación se sitúa más hacia el centro y cuanto más elevada más cercana al borde.

3. Unir los puntos

La siguiente fase implica la unión de los puntos o puntuaciones y la observación de la forma que ha adquirido nuestra rueda de la vida

4. Analizar

Si el dibujo o forma resultante de las líneas es armónico y se asemeja a un círculo significa que existe un nivel de equilibrio en nuestra vida. Y cuanto más desparejos sean los bordes de la rueda, más le costará girar, y por lo tanto, más difícil se te hará avanzar hacia tus objetivos.

Por otro lado, la forma irregular, con diversos picos y altibajos, revela aquellas áreas en las que es necesario trabajar para aumentar los niveles de satisfacción.

Pero no te alarmes, que es habitual obtener una rueda con aspectos bastante desiguales. Esto indica que el esfuerzo y el tiempo invertido en ciertas áreas de tu vida hasta el momento no están siendo del todo efectivos. Es allí donde deberás realizar cambios o ajustes.

5. Decidir por dónde empezar

Después de esto, debes decidir en qué área, de todas aquellas a mejorar, vas a comenzar a trabajar. No siempre es necesario empezar por aquella que tiene una puntuación más baja, ya que dependiendo del momento vital en el que te encuentres es más recomendable darle prioridad a una que no tenga la calificación menor. Asimismo, es importante que analices las relaciones o vínculos entre los diferentes ámbitos, ya que esto también puede ayudarte a tomar una decisión al respecto.

7. Trazar un plan

El último paso es establecer un plan de acción para trabajar en aquellas áreas que lo requieren. Para ello, reflexiona acerca de la metodología empleada hasta el momento, cuál has usado en aquellas áreas en las que obtienes satisfacción y qué aspectos podrían aplicarse o transferirse a estos otros aspectos.

Realiza una lluvia de ideas de posibles estrategias a seguir, establece objetivos específicos y a corto plazo para llegar a la meta u objetivo final.

En base a esos pasos, elabora una planificación mediante listas, horarios y esquemas visuales. Finalmente, realiza una revisión de forma semanal de los objetivos y su consecución para realizar ajustes si fuera necesario.

Si te ha gustado, ¡compártelo!

Facebook
WhatsApp
Skype
Email

Todos nuestros cursos

También te puede interesar: