Acceder

contacto

preguntas

La increíble magia de fijarte objetivos en la vida

En los últimos tiempos y a través de diferentes personas no dejo de oír unas palabras que resuenan en mi cabeza con dureza una y otra vez… y que se podrían resumir en:

“¡Olvídate de todo y fluye! ¡Lo que tiene que venir vendrá!”

Y sinceramente, no puedo estar más de acuerdo pero… ¡También muy, pero que muy en desacuerdo! Me explico. Creo que el fondo de la frase es fundamental para transitar por la vida sin estrés, para quitar de nuestra cabeza agobios y comeduras de coco, y de esta forma permitirnos ser nosotros mismos, pero esta frase no puede servir como agarradera para dejarnos llevar… a ninguna parte. Y esto es lo que ocurre a muchas personas, qué se agarran a un devenir divino de las cosas y no es que pongan su vida al ralentí, sino que la paran completamente esperando quizás que desde ahí arriba vengan a resolverles las cosas. Y créeme,

El universo solo conspirará a tu favor si saltas de la cama cada día a comerte el mundo.


Por ello te insto a que pongas rumbo a tu vida, que la pongas objetivos… ¿Cuáles? ¡Los que te de la real gana! ¡Pero póntelos! Te pido que hagas un ejercicio refrescando la memoria ¿Recuerdas aquellas ocasiones en las que te pusiste un objetivo? ¿Qué pasó? ¿Cómo te sentiste? Tómate tu tiempo y visualiza cada instante que corrías en pos de aquel sueño que querías cumplir, con detalle, viendo qué es lo que te ocurría… escucha los sonidos que tenías a tu alrededor, aquella canción que empezó a formar parte en aquel momento parte de la banda sonora de tu vida… y ¿qué es lo que sentías? ¿Cómo te sentías? Da igual que me digas que conseguiste hacer realidad aquél sueño o no, lo que quiero es que recuerdes cómo te sentías… ¿A qué saltabas de la cama con ilusión todas las mañanas? ¿A qué tenias otra mirada? ¿A qué percibías la realidad de una forma muy distinta? En definitiva… ¿A qué era alucinante cómo te sentías? Todo eso ocurría pues:

 Cuando corres detrás de un sueño, te sientes vivo de verdad.

Podemos decir que fijar un objetivo es la manera más eficaz, de programar el subconsciente. Es una suerte de salvaconducto indispensable para sentirte vivo.
Cuando más alto te fijes el objetivo, mucho mejor, pues tu vida se merece lo mejor… ¡Tú te mereces lo mejor! Simplemente sé inteligente y da forma a ese objetivo, ¡no dejes nada al azar! Crea una estrategia sólida para poder llegar a el de la mejor manera posible y de esta forma conseguirás que el camino hacia el objetivo sea claro y directo, aunque no por ello menos duro ¿Quién dijo que sería fácil? Tú vales lo que crees que vales. Cuando establezcas tu objetivo, lo harás en función de la imagen que tienes de ti, por lo que empieza a quererte un poquito más desde ya mismo, no te infravalores ¡Nunca! Visualízate allí, en el objetivo y disfruta ahora de todo lo que vas a tener cuando llegues allí! Si permites un consejo divide tu objetivo en pequeñas etapas, eso hará que vayas obteniendo recompensas cada poco tiempo, es decir que cada poco tiempo subas un peldaño en tu escalera hacia el cielo… (Woow! esto me ha recordado a como me gusta “Stairway to heaven” de Led Zeppelin… ¿No la has escuchado nunca? Pues si es así… ¡No sabes lo que te pierdes!) . Con pequeñas metas, estrategia y un objetivo ambicioso, nuestro nivel de satisfacción será elevado y conseguiremos que la decepción no aflore pues aunque no lleguemos al final de la escalera que nos hemos fijado, habremos llegado muy alto. Antes te he dicho, cuando te he pedido que recordases esos momentos en los que ibas tras un sueño, qué me daba igual que hubieras conseguido el sueño o no… ¿Por qué? Pues porque la vida es aprendizaje y absolutamente todos los mortales que habitamos este planeta y todos los que pasaron por aquí antes, todos fracasamos en nuestros objetivos… lo que hay que hacer es aprender de ellos e intentar mejorar en nuestro próximo intento al mismo o a otro objetivo. Así de sencillo y así de difícil. Lo importante es que seas consciente de lo que ocurrió y le pongas remedio, y no me vale lo de que el hombre es el único animal que tropieza en la misma piedra… ¡barremos el sendero y la ponemos lejos de nuestro camino! ¿Qué te parece si pones tu objetivo por escrito? Es una manera de conectar tus hemisferios cerebrales, unir cuerpo y alma en un único equipo para ir a por tu objetivo, es levantar acta de tus pensamientos, crearas tu estrategia y la interiorizarás de una forma mucho más efectiva. ¿Sabes cual es el secreto de los que logran transformar sus sueños en realidad?  No tienen miedo de proclamar su objetivo a los cuatro vientos, o al menos de confesarlo a sus seres queridos más próximos. ¡Da igual lo que piense la gente! ¡Es tu felicidad! Si realizas todos estos pasos, lograrás hacer realidad un gran principio de la mente que afirma que la energía va adonde va el pensamiento. Y es este momento, y no antes, cuando te tienes dejar fluir. En este momento, tu mente estará inundada de ganas de vivir, tu mirada tendrá un brillo especial y habrás creado una realidad de ilusión, optimismo y alegría  y esa es la magia de la vida  ¿No crees?

Para finalizar:

¡Suelta tus amarras del puerto de la mediocridad y lánzate al océano de la vida!

]]>

Si te ha gustado, ¡compártelo!

Facebook
WhatsApp
Skype
Email

Todos nuestros cursos

También te puede interesar: