Por qué el verdadero año nuevo es el 21 de marzo

Entre el 20 y 21 de marzo, se abre un nuevo ciclo energético y el  Sol ingresa en el signo de Aries,  dando comienzo al VERDADERO AÑO NUEVO ASTROLÓGICO.

Recibimos la nueva estación, de Otoño (aquí en el hemisferio sur) o de Primavera (en el hemisferio norte).

Sin embargo, esta es una historia poco conocida en el mundo  moderno, por un simple motivo que vamos a contar resumidamente a continuación:

Hace relativamente poco tiempo, en el año 1582, el papa Gregorio XIII al reemplazar el calendario juliano por el que hoy está en vigencia y lleva su nombre, determinó para todos los países católicos que el año comenzara el 1 de enero, supuesto día de la circuncisión de Jesús (octavo día después de su nacimiento).

Hasta allí y durante miles de años, había habido coincidencia en el mundo en festejar el año nuevo el 21 de marzo, excepción hecha de algunos pocos pueblos, entre ellos, el judío, el chino, el musulmán y los originarios de Sudamérica.

Fuera de estos pueblos, los primeros en el mundo en cambiar la tradición del 21 de marzo fueron los países católicos y sus colonias, en nombre de su obediencia al Papa, a partir de 1583; pero los restantes hicieron caso omiso y continuaron durante varios siglos más festejando su año nuevo en aquella fecha.

Fue el caso de Gran Bretaña, que recién en el siglo XVIII adoptó el calendario gregoriano; y también el de Rusia, donde curiosamente, la Revolución Bolchevique que abolió los cultos, fue la que en 1917 impuso el calendario de la Iglesia católica.

Como puede verse, aunque parezca una novedad decir que el año nuevo comienza el 21 de marzo, es exactamente al revés: la “novedad” es celebrarlo el 1 de enero.

A pesar de esto, el comienzo del año astronómico o natural continúa siendo el equinoccio de primavera en el Norte o de otoño en el Sur, esto es, entre el 20 y el 21 de marzo.

Cuando ambos equinoccios se producen, la duración de los días y las noches se iguala en todo el mundo -la partícula“equi” significa igual- y pasan a durar 12 horas exactas.

En la misma fecha comienza también el año astrológico: entre el 20 y 21 de marzo el Sol “toca” el cero grado de Aries o punto vernal ,  primer signo del zodíaco, para luego ir avanzando, cada treinta días, sobre cada uno de los restantes once signos.

La entrada del Sol en Aries activa la energía de todos los signos. Es momento de sacudir el polvo y mirar hacia delante. El ambiente se carga de una naturaleza enérgica y directa, que nos brinda el deseo de estar constantemente haciendo algo, emprendiendo nuevos proyectos. Y aunque todo parezca igual que ayer, no lo es. ¿Por qué? Porque cada nuevo ciclo, cada renacimiento, es una nueva oportunidad, es algo así como una hoja en blanco en la que podemos escribir en blanco y negro, o pintar con mil colores. Por eso, ¡no pierdas más tiempo!  ¡Preparate y aprovechá este nuevo comienzo!

Categorías:Sin categoría

Etiquetado como:,

1 respuesta

Para recibir una respuesta más rápida, por favor comunícate a través de CONTACTO

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s