Sin categoría

Eres grande por lo que sueñas

Sueña. Sólo soñando podrás visualizar tus metas, conseguir tus objetivos y determinar las acciones para llegar a ellos. Cada sueño te acerca más a lo que quieres llegar a ser. Sueña en grande, piensa en grande y actúa en pequeño. Porque sólo paso a paso se alcanzan las metas.

Y que nada te frene. Ni siquiera tú mismo. Encontramos obstáculos cuando perdemos la dirección de la mirada. Busca tu horizonte.
Tu mayor fracaso es aquello que soñabas hacer pero no hiciste. Quizá por miedo.

No tengas miedo. Tus miedos te quitan los sueños. Te hacen creer que no podrás, que no llegarás, que no es para ti… Pero sí lo es. Sólo tienes que querer. Sólo tienes que creer.

Cuando tengas miedo, sólo atrévete, y te volverás valiente.

Hazlo. Cuando quieres algo con todas tus fuerzas no hay nada en el mundo que te pare. Excepto tú mismo. De nada sirve soñar si no lo haces realidad. Comienza dando un primer paso para empezar a caminar.

Cree en ti. Eres el resultado de tus sueños, menos tus miedos, multiplicado por tu actitud.
Tus sueños te hacen grande, pero será tu actitud la que te acerque o te aleje de ellos. Sólo cree.

Siente. Piensa. Hazlo.
¿Qué haces cada día para acercarte a tus sueños?
¿Qué actitud eliges cada día para luchar por lo que quieres?
¿Qué te impide alcanzar tus metas?
¿Qué podrías hacer que no has hecho?

La distancia entre lo que tienes y lo que quieres se llama esfuerzo.
Define tu meta y empieza a caminar.
Y sueña. Porque en cada sueño de hoy estás creando tu mañana.

Laura Chica

Deja un comentario