Y un día, cuando no estas mirando… Te encuentra

1

Escuché salir de demasiadas bocas la típica frase cuando estás en busca del amor y no lo encuentras: “No lo busques, solo llegará”. Por supuesto que internamente pensaba, si lo busco y no lo encuentro mucho menos por sí mismo va a localizar el camino hasta mí, aunado a que yo ansiaba que fuera parte de mi vida.

¿Qué pasaba por la mente de mis amigos, de mi familia al decirme eso? ¿Acaso sólo me daban unas palabras de aliento? 0 ¿Era una indirecta para que lo dejara de lado de una buena vez? Eso pensé por un largo tiempo, mientras seguía en la ardua búsqueda, en el continuo recorrido de fallar una y otra vez, tropezar, no levantarme, volver a caer y aún así seguir… Hasta que me puse a analizar a las personas que me habían dado este pequeño, pero gran consejo y fue así cuando me pude dar cuenta del porqué en sus letras, 5 palabras que pueden parecer tan frustrantes y en un principio des-motivadoras aunque no lo fueran así.

No importaba su edad, algunos estaban en los 20, otros se acercaban a los 50, pero si algo tenían en común aparte de ese consejo, es que, sin importar su edad, hablaban desde la experiencia.

Todos ellos en algún momento de sus cortas o largas vidas, se encontraron en esa misma e incorrecta búsqueda, hasta que optaron darle prioridad a otras cosas; no, jamás se rindieron simplemente dejaron que el destino hiciera parte de su trabajo y fue así que sin esperarlo, sin buscarlo alguien más llego a sus vidas, el amor los encontró. Al ver todo eso, me di cuenta de que estaba equivocada, cometía un error al intentar encontrar algo que probablemente no estaba hecho para mí, aún no.

Fue allí cuando tome la decisión; Me aparté y dejé de presionar, no dejé de creer en el amor y jamás lo haré simplemente era algo que aún no debía suceder, no estaba preparada y quería estarlo cuando mi complemento apareciera en mi vida. ¿Duro? sí, fue muy duro abandonar ese hábito que tenía tan arraigado en mi ser, que en un principio sentía que algo me faltaba, que no era yo; eso, fue desapareciendo. Me fui despreocupando y preocupando por otras cosas más, mi energía la acomode en diferentes actividades hasta dejar de pensar en eso que ocupaba mi mente el 90% del tiempo. Y sí…

Un día, cuando no estás mirando, te encuentra… ¡Me encontró!

Pamela Villegas

Categorías:Sin categoría

Para recibir una respuesta más rápida, por favor comunícate a través de CONTACTO

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s