Que no se escapen tus sueños

Cuando nos encontramos a la caza y captura de nuestros sueños, habitualmente sabemos donde se encuentran, pero… ¿Sabes como llegar? ¿Pones los mimbres para dejar el mínimo margen de error? ¿Construyes una nave para el viaje con garantías de éxito?

Todo esto y dentro de la complejidad que muchas veces tienen nuestros objetivos es más fácil de lo que puedes creer si seguimos estos 7 sencillos pasos:

1. Definir el objetivo con absoluta claridad y cerrando cualquier posible vía de escape del mismo.

Muchas veces crees que quieres algo, tu objetivo, pero no a cualquier precio. Escribe tu objetivo, leelo varias veces al día, pregónalo a los cuatro vientos, tenlo presente siempre en tu vida… ¡Que te acompañe a todas partes! ¡Se tiene que convertir en tu sombra! Y dedícale tiempo todos los días… ¡Riégalo!

¿Sabes que nosotros los humanos hemos aprendido a escaparnos de nuestros retos con gran facilidad? Sólo con un objetivo bien diseñado podremos tener éxito en nuestra aventura.

2. Aparta de ti todos los pensamientos y creencias que no apunten a tu objetivo. ¡Pero hazlo ya!

En la inmensa mayoría de las veces, el enemigo está dentro, son tus pensamientos los que te sabotean y no te ayudan a llegar a buen puerto. Crea contra argumentos para ellos, y léelos en voz alta todos los días (y si es posible varias veces al día). La manera con la que te enfoques en la realidad será definitiva para alcanzar ese objetivo. Tu lenguaje interno, con el que te hablas a ti mismo es fundamental para llevar tu barco vital a buen puerto.

Si decides mentalmente que no llegarás a el, no lo alcanzarás nunca, y si decides que lo conseguirás… ¡Habrás recorrido gran parte del camino de golpe!

3. ¡Enchúfale litros de pasión y alegría!

Para ello que mejor que te visualices allí, busca un sitio cómodo, tranquilo y dedícate algunos minutos a sentirte como estás en ese estado deseado, donde has alcanzado el objetivo, sintiendo como es todo, como lo ves, como lo escuchas, como lo hueles… En definitiva ¡Cómo lo vives! Pero hazlo utilizando el tiempo presente, es decir como si ya lo hubieses conseguido. Haber vivido ya tu sueño de esta forma, hará que tu adrenalina se dispare pues ¡Ya has estado allí! Esto hará que tu velocidad de crucero en pos de tu meta se dispare.

4. Cree en ti y en tu éxito

Si tu no lo haces ¿quién lo hará?

Desde el inicio tienes que creer en ti. ¡Si! falta mucho para llegar, pero… ¡Eres capaz de ello y mucho más! Si otros lo hacen, tu también puedes hacerlo, y posiblemente otros lo hicieron bajo circunstancias más desfavorables que las tuyas. Eres capaz de conseguir lo que te propongas, y en el fondo de tu ser… ¡Lo sabes! Y además te lo mereces.

5. Disciplina, disciplina y más disciplina.

Da lo mismo lo bien que te visualices si luego no pones la maquinaria en marcha rumbo a tu objetivo pasando a la acción. Sin acción no hay nada… Recuerda que los peores momentos son en los que tienes que pegar las primeras pedaladas, cuando ya estás en marcha , la pasión y tu energía hacen que tu disciplina sea más llevadera.


El momento más difícil para empezar a correr es el de ponerse las zapatillas


Cuando tengas la disciplina bajo control, no olvides que tienes que seguir teniendo… ¡Disciplina, disciplina y más disciplina!

6. Márcate etapas en tu camino al objetivo.

Si tu objetivo es grande te podrías desanimar antes de tiempo. Divide tu meta en varios objetivos pequeños para que sea más motivante el camino, recuerda que en el Tour de Francia hay muchas etapas, y en todas ellas hay un ganador… ¡gana y disfruta de tus etapas! Premiate cada vez que alcances una “meta volante” y ponte el maillot de ganador de estas. En la vida tenemos que celebrar ¡Todo!

7. Ten fe en el proceso y no te juzgues duramente antes de tiempo.

El camino hacia una meta no es siempre lineal, sino que tiene altibajos. Las circunstancias cambian de un momento a otro, recuerda que muchas veces el que llega no es el mejor, sino el que no se rinde antes de tiempo. ¡Recuérdatelo varias veces al día! ¡Y no te rindas!

Se benevolente contigo mismo, pero no caigas en la auto complacencia, esta última no te llevará a ningún sitio. Y lo sabes.

Categorías:Sin categoría

Para recibir una respuesta más rápida, por favor comunícate a través de CONTACTO

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s