Reglas básicas del cuidado de uno mismo

Desapegarse y permitir a los demás ser como son, darles la libertad de ser responsables, de madurar, al mismo tiempo que nos la damos a nosotros mismos. Significa vivir el momento presente, vivir en el aquí y el ahora.

Dejar de reaccionar y dejar de actuar de manera impulsiva.

Confiar y no olvidarnos de nuestro poder para pensar, sentir y hacer.

Liberarnos y no intentar controlar algo que no podemos: LA VIDA MISMA

Responsabilizarnos y arriesgarnos a vivir nuestra propia vida e identificar nuestras  necesidades y  satisfacerlas. Ser responsables de nuestras elecciones y de nuestra entrega.

Observar que hacemos para y a los demás y que permitimos que otros hagan.

Aprender el arte de la aceptación

Sentir nuestros propios sentimientos y sensaciones

Comunicarse con los demás desde la honestidad

Aprender a establecer nuestros límites y a decir NO.

Cuidar de nuestro cuerpo

Arriesgar a vivir y a amar

Entender que cuando estoy en una “relación” (comida, pareja, familia, trabajo, amigos, etc.) que me hace daño, me causa ansiedad y/o frustración es el momento para hacer un alto y asumir la responsabilidad.

Comprender que las personas que amo son importantes para mí, sin olvidarme que yo también soy muy importante para mí.

Reconocer que estoy bloquead@ o dudos@ o que tengo un problema y entender que a veces son conductas adquiridas las cuales puedo cambiar, es decir, entenderme un poquito más.

Decir lo que deseo, lo que no deseo.

No temer a la soledad, mi pareja y mis relaciones son un complemento, pero no la razón de vivir.

Saber que el amor en una relación de pareja o amigos debe ser recíproco, depende de los dos.  No te merece quien no te ame, y menos aun quien te lastime. Y si alguien te hiere reiteradamente sin mala intención, puede que te merezca pero no te conviene.

No culparse, sino más bien perdonarse a sí mismo.

Comprender que la interdependencia promueven las relaciones sanas, no producen angustia o temor. Una relación sana conmigo mism@ no da espacio para la humillación, y de la misma manera tampoco para con el otro, ni con el otro.

Categorías:Sin categoría

Para recibir una respuesta más rápida, por favor comunícate a través de CONTACTO

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s