Sin categoría

Que así sea

Cómete la vida a besos y yo entre versos te buscaré.

Cuando la vida te dice ven y la miras de reojo con temor a equivocarte…coge carrerilla y déjate llevar por ella.

No quiero dejar pasar la oportunidad de encontrarme con algo amargo, dulce o salado.
​Si he de probar la amargura por haberme atrevido a morder, que así sea.
Si me embarco en algo dulce, pues que así sea también.
​Si la ilusión me empuja hacia un abismo del que necesite ayuda para salir de él, pues que así sea…porque así soy y así seré.

Quiero vivir plenamente, sabiéndome frágil, vulnerable y mortal.
Entendiendo que la fortaleza que arropa mi día a día  es firme y determinante, necesaria y vital.
Dejándome ir para equivocarme, soñándome fiel a mis prioridades.
Amando a la vida, sorbiendo los días, sintiendo que las emociones me debilitan, me mecen, me protegen, me guían.

Déjame ir, que si he de volver que así sea. Que si he de quedarme allá donde vaya, me quede y si me equivoco…así se aprende.
Que cuando caiga te tenga y cuando te quieras ir no te retenga, y si finalmente caminamos juntos, pues que así sea.

Los miedos te protegen de los riesgos pero también te alejan de las aventuras que puedes encontrar en una historia de amor sin tregua, un viaje a cualquier ciudad que desconoces, una decisión que cambiará el rumbo de tus pasos, una oportunidad o una quimera.
Que el amor te sobre para que cuando lo necesites, estés plena. Que te envuelva, te haga dudar, te vuelva loca y te vista o te desvista según deseas.

Y si duele, pues que duela, y que así sea.

Si corres hacia la vida, asegúrate de sentirte completa, de estar preparada, asustada, emocionada y despierta.

Pasea con la cabeza bien alta, orgullosa de tus virtudes, tus defectos y tus certezas.
Que te oigan quienes te quieren y quienes te envidian que también se enteren. Que viniste aquí para quedarte, que eres, estás y no te detienes.

Que te comes la vida a besos, que entre versos te pierdes, te duermes, despiertas y vuelves.

Que quien te acompañe sueñe contigo, vuele contigo, ame contigo, se equivoque, llore o ría, pero contigo.

Y si te tiemblan las piernas antes de empezar el día, que así sea.
Y si te inunda la alegría de saberte poderosa y viva, que así sea.

Somos emociones, vivencias, desengaños y alegrías.
Somos proyectos, decisiones, lágrimas y sonrisas.

Que así sea nuestra vida: imperfecta, cambiante, retadora…con cal y con arena.

Que así sea.

Deja un comentario