¿Por qué no cumplimos los propósitos de Año Nuevo?

propósitos de año nuevo

Cumplir los propósitos de año nuevo

Hacer más ejercicio físico, perder peso, ahorrar, dejar de fumar, mejorar las relaciones interpersonales y dedicar más tiempo a nosotros mismos… Estos son algunos de los propósitos más comunes para el año nuevo. De hecho, cuando un año llega a su fin tenemos la sensación de que un ciclo se cierra y otro comienza. Por eso solemos hacer un repaso de los objetivos que hemos logrado y nos planteamos nuevas metas para el año próximo. Sin embargo, aunque  los nuevos propósitos suelen estar llenos de buenas intenciones, lo cierto es que muchas veces no llegamos a cumplirlos o pronto volvemos a los hábitos de siempre. ¿Por qué?

Una meta, mil razones para no alcanzarla

Un refrán popular afirma que “entre el dicho y el hecho hay un buen trecho”, pero cuando nos planteamos los propósitos de año nuevo solemos olvidarlo. Es decir, no tomamos en cuenta nuestra disponibilidad real para poner en práctica el plan de acción que ciertos objetivos demandan. De hecho, establecer objetivos poco realistas o plantearse demasiadas metas son los principales motivos que dan al traste con los propósitos de año nuevo.

En otros casos el problema radica en que los objetivos no son nuestros; o sea, se trata de metas que todo el mundo se pone pero que en realidad no tienen un gran significado para nosotros. El ejemplo más emblemático es cuando decidimos apuntarnos a un gimnasio porque todos a nuestro alrededor lo han hecho pero en realidad esa actividad no nos resulta lo suficientemente interesante como para guiar nuestra conducta durante varios meses. Como resultado, después de las primeras semanas de entrenamiento, abandonamos el proyecto.

Otro de los motivos que nos frenan es el miedo al cambio. Toda meta implica, en cierta medida, una transformación que nos obliga a salir de nuestra zona de confort, a esforzarnos y cambiar algunos de nuestros hábitos. Sin embargo, a menudo la simple idea del cambio es suficiente para infundir temor, por eso muchas personas prefieren quedarse en su zona de confort y aplazan continuamente las tareas para un mañana que jamás llegará. Si eres de los que suelen procrastinar, recuerda que carecer de un plan detallado es la vía más segura para no lograr una meta.

Consejos para conseguir nuestros objetivos este año

Si quieres lograr cambios en tu vida, a la hora de fijar objetivos ten en cuenta las siguientes premisas:

  1. Busca lo que te motiva. No te preocupes por los objetivos que se han planteado las personas que se encuentran a tu alrededor, pregúntate qué te motiva, qué te gustaría hacer realmente, qué te apasiona. Así podrás estar seguro de que las metas que te planteas representan verdaderamente algo importante para ti. Antes de plantearte un objetivo, pregúntate siempre el por qué, la respuesta a esa pregunta será la que te dará fuerzas para luchar por tu meta.
  2. Sé realista. Una vez que hayas encontrado las cosas que te motivan, valora cuáles puedes llevar a cabo. Como todos tenemos limitaciones, estamos obligados a priorizar. Analiza qué tareas puedes eliminar de tu rutina cotidiana para dejarle paso a las nuevas actividades. Recuerda que casi siempre es mejor apostar por pocas metas pero que sean alcanzables que plantearse muchos objetivos que jamás alcanzaremos.
  3. Aprende a fijar objetivos. A menudo nos fijamos objetivos demasiado vagos, como perder peso o mejorar la relación de pareja. Estos objetivos no se pueden medir por lo que suele ser difícil llevarlos a la práctica y, sobre todo, saber cuándo los hemos alcanzado. Por eso es fundamental que te plantees metas claras, como por ejemplo: perder 20 kilos o ir a cenar fuera un día a la semana con tu pareja.
  4. Elabora un plan de acción. A veces las metas nos asustan porque nos parece que tendremos que llevar a cabo una tarea titánica. Sin embargo, debemos tener en cuenta que nadie ha llegado demasiado lejos sin dar antes el primer paso. Por tanto, una buena estrategia es elaborar un plan de acción en el que te plantees objetivos más modestos que vayan delineando el camino.
  5. Céntrate en los logros. Muchas personas intentan hacer cambios en su vida y se esfuerzan mucho por conseguirlo pero se desmotivan con facilidad porque solo se fijan en los retrocesos y fracasos. Debes tener en cuenta que todo desarrollo implica retrocesos, es algo normal, lo importante es que te focalices en los logros porque es eso lo que te dará la energía que necesitas para continuar esforzándote.

Para recibir una respuesta más rápida, por favor comunícate a través de CONTACTO

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s