Sin categoría

Aprender a Ser Asertivo

Cómo aprender a ser asertivo

¿Qué significa ser asertivo? Para explicarlo veamos un ejemplo:

Imagina por un segundo que estás en un restaurante y te sirven un plato que no te agrada. Nos ha pasado a todos, pides la carne poco hecha pero la que llega a tu mesa está casi quemada. ¿Qué haces?

En este punto tienes tres opciones: 1. te mantienes callado y la comes aunque te sientas disgustado, 2. provocas un gran revuelo y afirmas que jamás volverás a poner pie en ese restaurante o, 3. llamas discretamente al camarero y le pides que te cambie el plato.

En realidad, el comportamiento que adoptes en esta situación no es banal puesto que te puede dar muchas pistas sobre el estilo comunicativo que usas en tu día a día para relacionarte con las personas. Puedes usar un estilo pasivo (cuando te mantienes callado y reprimes tus emociones e ideas), puedes apostar por el estilo agresivo (cuando intentas que tus opiniones y deseos prevalezcan sobre los demás a cualquier costo) o puedes adoptar un estilo asertivo (cuando haces valer tus derechos en el respeto a los demás).

Las ventajas de ser asertivos

Quizás está de más puntualizar que el ser asertivos nos ofrece un punto medio ideal, en el cual podemos expresar nuestras opiniones y deseos, pero siempre respetando las creencias y valores de las otras personas. Cuando reprimes con frecuencia tus sentimientos y emociones, estos terminan acumulándose en tu interior y suelen provocar rabia, resentimiento y frustración. Además, debes saber que el estilo pasivo se ha relacionado con una baja autoestima y falta de confianza.

Por otra parte, hacer valer nuestras opiniones a ultranza no es más conveniente. De hecho, numerosos estudios realizados en el ámbito de la medicina han relacionado este patrón de comunicación con diferentes problemas de salud, desde la hipertensión hasta los ictus y las enfermedades cardiovasculares. Obviamente, ir por el mundo como si fueses una bomba de relojería dispuesta a explotar en cualquier momento no es beneficioso para tu equilibrio psicológico.

Sin embargo, comunicarnos de manera asertiva no solo contribuye a nuestra salud emocional sino que nos ayuda a construir una autoestima sana y a mejorar la confianza en nuestras capacidades. Además, nos permite relacionarnos mejor con las personas que nos rodean. La buena noticia es que la asertividad es una habilidad que se puede desarrollar.

Cinco pautas que te ayudarán a ser más asertivo

  1. Envía mensajes claros. Evita dar vueltas sobre el tema y ofrecer explicaciones innecesarias, un mensaje conciso se comprende mucho mejor y evitará que ambos os vayáis por las ramas.
  2. Mantén tu atención en el problema, no en la persona. Recuerda que un comportamiento o actitud no definen a una persona, no la ataques ni la enjuicies, simplemente céntrate en el problema que deseas solucionar.
  3. Muestra comprensión. Para ser asertivo es necesario saber escuchar y comprender cómo siente o piensa la otra persona. Demuéstrale en tu discurso que le has escuchado y que entiendes sus puntos de vista.
  4. Habla en primera persona. Evita los discursos impersonales que dan la sensación de que no quieres involucrarte demasiado en la situación, utiliza a menudo el “yo siento” o “yo pienso”.  Evitarás de este modo que la otra persona se ponga a la defensiva. La diferencia parece sutil, pero no es lo mismo decir “no me siento respetado” que “tú no me respetas”.
  5. Reconoce tus errores. Ser asertivo también supone saber admitir tus fallos. Si te han hecho una crítica, en vez de enfadarte, reconoce tu cuota de responsabilidad y, solo después, explica tus razones.

Taller de habilidades sociales para aprender a ser más asertivo

Si quieres aprender a ser más asertivo y mejorar tu comunicación y relaciones con los demás apúntate a nuestro taller de habilidades sociales, obtén más información aquí.

Deja un comentario