Sin categoría

La vida consciente

foto0341

Vivir conscientemente no es una cuestión de creer en algo, seguir una disciplina, hacer rituales mágicos o tener un ideal de una forma de vida, menos aun es una cuestión de “buena suerte”, tampoco depende de circunstancias positivas o favorables, es el resultado de nuestra forma de pensar, sentir y de nuestras acciones.

Liberarse de la esclavitud mental y convertirse en seres conscientes es el proceso natural en la evolución del ser humano. Consiste en una cadena de pasos sencillos y prácticos que nos conducen a nuestra autentica naturaleza. Cada uno de nosotros, sin excepción, puede aprender estos pasos que ponen fin al sufrimiento y nos enseñan a vivir una vida consciente. Este es el Camino de la Sabiduría.

Desde los tiempos remotos de Buda y Lao-Tse a nuestros días, encontramos en todas las culturas sabios y maestros espirituales que transmiten el conocimiento, de como podemos conectar con la sabiduría y de este modo transformarnos en seres conscientes. A este conocimiento se le conoce como La Sabiduría Perenne. Todos ellos sin excepción y totalmente independientes entre sí, llegaron a la misma conclusión; tenemos que mirar hacia nuestro interior, ahí y solo ahí descubriremos lo que estamos buscando y una vez descubierto, solo depende de nosotros llevarlo a la práctica, porque la sabiduría sin acción es como una jardín sin regar.

Vivir una vida consciente no es una meta inalcanzable, ni una teoría, o una filosofía, tampoco es una creencia religiosa y menos aun un dogma, de lo que se trata es, de que cada uno por si mismo, con su propia experiencia ha de comprobar lo que es cierto y lo que no lo es. Buda, dijo: “No creas nada, compruébalo por ti mismo y haz tu propia experiencia”. La sabiduría no se puede transmitir, lo único que puede transmitirse es la forma de llegar a ella. Cada uno debe caminar el camino y realizar su propia experiencia.

Por lo tanto, no se trata de ¿que podemos hacer?, sino mas bien, a que esperamos para llevar el conocimiento y la sabiduría a la practica. El conocimiento está ahí, lo podemos practicar en cualquier circunstancia o situación, no necesita ninguna preparación, ni es necesario tener experiencia en meditación o cualquier técnica de desarrollo personal y no hay excusas que justifiquen nuestra incapacidad de vivir conscientemente.

Cada uno por si mismo debe preguntarse que quiere en la vida; queremos vivir en un mundo amable, donde la sabiduría nos guíe y vía nosotros se exprese la belleza y la bondad o queremos vivir en un mundo hostil, donde

cada día es una lucha por la supervivencia.

Es nuestra decisión.

Deja un comentario