Sin categoría

Vivir en Espíritu

Al permanecer en estado de AMOR, el nivel vibratorio que emitimos es realmente poderoso, capaz de sanar y transmutar cualquier malestar o escasez en la vida.

En un estado vibratorio tan elevado es imposible atraer a nuestras vidas o permitir que se acerque energía de menor nivel vibratorio, o de mayor densidad y más lenta; como son la de las enfermedades, personas discordantes, escasez de algún tipo o accidentes.

El AMOR como estado emocional emite vibraciones muy sutiles, de alta velocidad y livianas. Al permanecer en ese estado, que es al que llaman “fluir con la vida”, sentimos felicidad, alegría y entusiasmo por todo lo que hacemos y nos ocurre, es de esperar entonces que las experiencias que se asoman a nuestras vidas sean realmente armoniosas.

Muchos maestros llaman a este sentimiento “Vivir en Espíritu”, que es la conexión con La Fuente, con la energía más poderosa a la que podemos acceder como Seres provenientes de la Divinidad y el Amor que somos. Estamos hecho de y con AMOR, es entonces que al volver a nuestra naturaleza y nuestra Fuente nos conectamos con esa energía tan poderosa; y si permanecemos continuamente en ella podemos ver cambios radicales que suscitan en nuestras vidas, al que muchos llaman milagros.

http://conocimientouniversalomnipresente.files.wordpress.com/2014/06/02-foto-pagina-la-mistica-01.jpg?resize=204%2C153Muchos se preguntaran como pueden permanecer en este estado, entonces tan anhelados y necesitados por todos. Ya lo sentimos cuando entramos en contacto con la flora y/o la fauna proveniente de la naturaleza pura, es por eso que nos llama siempre la atención y nos sentimos a gusto cuando entramos en contacto con ella, ya sea solo por la TV, en fotografías, cuadros o en el ordenador. También al apreciar todo lo hermoso que se nos presenta en la vida y a cada instante, al permanecer en un estado constante de gratitud y al esperar siempre lo mejor de todo y de todos.

 

¿Qué se siente cuando regresamos al Espíritu y nos conectamos con La Fuente?

El Dr. Wayne Dyer lo explicó y se resume de la siguiente forma:

– Cuando estas conectado, todos tus pensamientos rompen las barreras. Antes de manifestarse con una forma, nuestra mente y la del Universo eran iguales, lo que significa que permanecíamos libres de la mente impuesta por el EGO. Son tus miedos provenientes del EGO lo que muchas veces te separa, pero al permanecer en Espíritu es imposible tener fronteras limitadas o ataduras auto impuestas.

– Cuando estamos en armonía con la mente del Universo, sencillamente no tenemos pensamientos que nos digan que no podemos lograr algo: después de todos nuestros pensamientos tienen una energía más elevada.

– Cuando estas conectado, tu mente trasciende las limitaciones. Imagina ahora lo que sentimos cuando tenemos una fe absoluta: una certeza interior que es imposible fracasar, una ausencia completa de dudas con respecto a nuestra capacidad para lograr cualquier cosa en la que concentremos nuestra atención.

– Cuando estas conectado, tu conciencia se expande en todas direcciones. Imagina que vives en un mundo sin direcciones: no hay arriba ni abajo, y no hay pasado ni futuro. En este mundo, cualquier dirección es toda dirección. Aunque es a veces difícil imaginar un Universo sin direcciones, así es como se ve y se siente el mundo del Espíritu.

– Cuando estamos en Espíritu, todas las direcciones siempre son posibles porque nuestra conciencia está dentro de nuestra mente.

– Cuando estas conectado, descubres que estas en un mundo nuevo y maravilloso.Cuando estamos conectados estamos en un mundo totalmente nuevo. Nos sentimos diferentes porque hemos dejado de apartarnos de nuestra Fuente. Estamos de nuevo en una sincronización vibratoria donde no existen las limitaciones ni las ataduras, y abandonamos las necesidades pasionales de nuestro cuerpo y todas sus limitaciones para vivir en la conciencia expandida de nuestra mente, donde sentimos la pureza. Comenzamos a pensar que los milagros no solo son posibles, sino que están en camino. Pronto nos dejamos de sorprender por las cosas buenas que nos suceden.

– Cuando estas conectado, tus dones y talentos latentes cobran vida. Cuando tenemos conciencia de nuestra conexión, las fuerzas que nosotros pensábamos que estaban muertas y no estaban a nuestro alcance, cobran vida y se hacen accesibles para que las utilicemos y expresemos nuestros deseos inspirados por medio de ellas.

– Cuando permaneces conectado con La Fuente, descubres que eres una persona mucho mas grande de lo que nunca antes habías imaginado y a la vez mas humilde y sencilla. El acto de estar conectado y mantener ese sentimiento constante de AMOR, nos permite sentir la esencia de una persona espiritual que tiene una experiencia humana, antes que la inversa.

Es ahí donde descubrimos nuestra magnificencia. Al fin nos desprendemos de nuestro EGO (Yo falso) lleno de miedos y limitaciones.

 

“Cuando descubrimos que el Espíritu es el que dá la vida, entonces nos motivamos a vivir en el Espíritu.

 

Gabriel Vallejo

Deja un comentario