Sin categoría

Todas las Relaciones son Aspectos de Uno Mismo

Todas las relaciones con las personas que aparecen en nuestras vidas, son aspectos de nuestro holograma humano personal y representan partes de nuestro todo; el yo niño, el yo padre, el yo amigo, el yo hermano-hermana, el yo empresario, el yo espiritual, el yo juguetón.

Algunos de esos aspectos son amables, felices y amorosos. Otros tal vez experimenten dolor y enorme esfuerzo. Algunos podrían estar limitando la expresión a sí mismos mientras que otros están encabezando una mayor expresión personal. La mayoría de las relaciones con esas personas reflejan los pensamientos que tenemos acerca de nosotros mismos. Si observas esto cuidadosamente, podrás descubrir mucho acerca de ti mismo.

La puerta giratoria de asociación refleja tu evolución como una inteligencia pensante y un ser sensible. Tú, como Dios, eres el pensamiento y tú como Dios, eres el pensador. Cada persona es relevante y juega un papel dentro de la expresión total de QUIEN eres.

Sabiendo esto, no existe ningún motivo para culpar ni juzgar negativamente ninguna persona ni situación de vida… nunca más. ¡Tú lo has creado todo! Cualquier característica que percibes en otro individuo, ya sea negativa o positiva, la impones en tu propia experiencia. En el momento en que piensas acerca de perfección o imperfección, invariablemente atraes esa cualidad en tu propia experiencia.

Es por eso que el único sentimiento que deseamos proyectar es amor, el amor puro y desinteresado que sostiene a la gente en su potencial más alto.

Deja un comentario