Sin categoría

La Realidad Humana es una Ilusión Proyectada

Físicos cuánticos continúan encontrando evidencia científica de que el universo en el que vivimos es un holograma gigante.

Es como si estuviéramos viviendo dentro de una proyección codificada 3D, similar al teatro IMAX con su pantalla animada. De acuerdo con el lente del espectador, la substancia material de un holograma puede cambiar de forma dependiendo del punto desde donde se observa.

Como el observador principal, esencialmente estamos viviendo nuestra propia versión de un juego de realidad virtual. Esta experiencia ilusoria se lleva a cabo dentro de una dimensión que constantemente refleja como un espejo hacia nosotros, nuestra propia vibración de pensamiento. Todo lo que nos rodea representa los pensamientos que hemos derramado en el campo de creación.

Este campo y su matriz de rejilla interconectada, reciben poder, tanto de la conciencia individual como la conciencia colectiva y eso es lo que crea la fachada del mundo material.

Nuestra ficha de juego y la forma en que maniobramos dentro de esta matriz es mediante el ‘pensamiento’. Nuestro pensamiento da nacimiento a la substancia energética viva y la pone en movimiento. Esa corriente de energía viviente, regresa a nosotros a través de una proyección superpuesta sobre una pantalla reflectora, apareciendo justo frente a nosotros.

Tú, como la mente maestra del juego, estás viviendo una experiencia proveniente de lo que se está presentando en la pantalla de tu vida personal. Es por eso que se dice que todas las realidades descansan dentro de nosotros. Nosotros somos en realidad, Dioses creadores en entrenamiento.

Lo que percibimos como real, no son más que proyecciones basadas en los sentidos que provienen de nuestra propia mente. Estas percepciones mentales provocan la creación de nuestra realidad y atraen hacia nosotros las diversas circunstancias, cosas, situaciones y gente para que adopten el papel de las piezas en nuestro juego.

En otras palabras… la mayoría de nosotros vivimos nuestra vida basándonos principalmente en suposiciones y apariencias falsas, creadas por lo que percibimos como real. Toda nuestra realidad es una ilusión.

Deja un comentario